Mal de muchos...

Ya sé que no es consuelo, pero el saber que no he sido el único al que la gripe lo ha tumbado en cama es un alivio. El sábado ya estaba para pocos "trotes" y encima voy al estadio a ver el Dépor-Sevilla. Aparte de la derrota (que duele un güevin) cogí un frío siberiano que no lo quitaba de encima ni poniendome encima del radiador. Ahora que me estoy recuperando bien trataré de no volver a caer en la misma piedra, lo que significa que me perderé el partido de copa contra el mismo equipo del sábado. La salud me lo agradecerá.

En General | Sin comentarios | Permalink